ARTICULOS


  
La experiencia que tuve en Japón al participar en el Festival Mundial de Clarinete fue muy grata, y luego de unos largos meses he podido tener el tiempo suficiente para publicar por lo menos las fotos que pude tomar. Trataré de ser breve en mis comentarios, y espero que las fotos hablen por ellas mismas. Ya que no pude asistir a todos los conciertos (yo también tenía que practicar con mi Trío Thelema), no voy a hablar de cada recital e intérprete, pero sí de aquellos que me llamaron la atención. Si pulsan las imágenes, las podrá apreciar en un tamaño mayor (recomendado). Al final, les comento algunas curiosidades "detrás de escena".
__________________________________________________________________________________________
Cada dos años, la International Clarinet Association organiza los grandes festivales internacionales de clarinete fuera de los Estados Unidos.

En el 2005, por primera se celebró este gran evento en Asia. Japón recibió a cientos de clarinetistas, entre profesionales y entusiastas.
Marco Mazzini ha preparado este informe especialmente para Clariperu.
Regresar
      Festival Internacional de Clarinete, Tokio 2005
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Festival Internacional de Clarinete, Tokio.

Para empezar, esta es la vista de la sala principal de conciertos, donde un poco más de 1500 personas entraban cómodamente. Como pueden apreciar, el escenario en sí es bastante amplio. Si se fijan bien, notarán dos relojes electrónicos a cada lado superior del escenario (los números son rojos). En cada concierto, un podía ver que la puntualidad con la que empezaba cada recital era asombrosa, aunque hubo excepciones (las cuales fueron anunciadas con anticipación).
Dentro del Phartenon Tama (el edificio que alojaba la sala de conciertos principal más una sala pequeña), el primer concierto fue presentado por el TCCP (Tokyo comical clarinet Philharmonic). Su concierto tuvo un par de momentos realmente amenos. Recuerdo que tocaron el Czardas de Monti, y a la mitad de este popular tema, una pequeña plataforma rodante hizo su entrada, en la cual se veía a un clarinetista sentado en una silla, y a su vez una clarinetista sentada en sus rodillas. Mientras ella soplaba el clarinete, él movía los dedos en el instrumento. La coordinación staccato (de ella) y digitación (de él) fue impecable... y gracioso. Como todo coro de clarinetes, tocaron varios temas adaptados del 'repertorio clásico', y una obra fue interpretada por cinco clarinetistas bajos como solistas. El tema entero fue ejecutado en 'slap tongue' (por parte de los clarinetistas bajos).
Pero la fiesta del festival empezó en la calle, en donde bajo un calor ardiente -créanme, yo soy de Sudamérica pero el sol no me perdonó en esos días, ¡qué calor! - se congregaron lo miembros de TCCP con muchos otros clarinetistas de todas las edades (en su mayoría jóvenes), y acompañados además por gaitas. El sonido de este grupo era bastate grande.
Este ensamble se instaló en las afueras del Phartenon Tama, tal como pueden apreciar en la foto de la izquierda. Fue en estos momentos que, con la ayuda de un micrófono, el Festival Internacional de Clarinete fue inaugurado por el alcalde de la ciudad. El calor no detuvo al público, que provisto de sombrillas, sombreros, alguna revista en la cabeza y una gran botella de agua fría, disfrutaron de este masivo espectáculo.
Ese fue el primer concierto de dicha agrupación.  Armados de sus instrumentos, algo de percusión y gaitas, el Tokyo Comical Clarinet Philharmonic salió a recorrer las calles cercanas al edificio principal. Esto le dio un espíritu de fiesta al festival. Además, fue aquí donde vi a mis héroes: dentro del ensamble, dos japonesitos tocaban - cada uno de ellos - un clarinete contrabajo, el modelo Selmer, y con sudor en la frente y quizás algo de dolor en el cuello, salieron cargando estos grandes instrumentos por la calle, junto a sus colegas que cómodamente tocaban en sus clarinetes sopranos. ¡Qué fuerza!
Dentro del Phartenon, y ya el 19 de julio, hizo su aparición un gran clarinetista y compositor húngaro. Me refiero a Jozsef Balogh, quien salió al escenario interpretando temas folklóricos en el clarinete, con un aire jazzístico. Este gran músico tiene una gran presencia en el escenario - bueno, él es bastante alto y robusto - y sobresale su carisma: una gran sonrisa lo acompaña siempre. Recuerdo cuando lo escuché por primera vez en Estados Unidos, y lo mucho que me cautivó su presentación junto a una banda popular húngara (percusión, acordeón, tuba y violín). Cuando le hice el comentario sobre cuanto disfruté de ese concierto, Balogh me contó que esa banda era una "verdadera banda gitana", ya que ellos nunca había tocado fuera de su pueblo, sólo en fiestas locales. Para esa hermosa banda, su primera presentación fuera de su barrio  ¡fue en los Estados Unidos! Ahora sé porque el sonido de ese concierto me cautivó tanto.
Luego de interpretar algunos temas solos, y de mencionar que la música es diversión ( y cuando
así lo dijo se colocó una nariz roja postiza), Jozsef fue reunido junto al grupo Klezmer
"Kazutoki Umezu and his friends" a los cuales pueden ver en acción en las fotos.
El clarinetista principal de dicha agrupción, Kazutoki Umezu, es un dotado instrumentista lleno de energía que domina el clarinete y clarinete bajo. En el escenario pueden ver que hay también una violinista, a la cual casi no escuché, ya que se perdía en el sonido de sus colegas (difícil competir con un acordeón, saxo y además la percusión). Esta presentación se realizó en la sala de recitales, y fue muy concurrida.
En estos días ya habían hecho su aparición varios coros de clarinetes, entre ellos: Kanazawa Clarinet Ensemble, Sendai Clarinet Ensemble, Senzoku Gakuen College of music clarinet orchestra, Aelus clarinet choir y Kunitachi Clarinet Orchestra. También, se presentaron por primera vez músicos de Turkía en el festival. El "Uzel Amestit Quartet" está conformado por jóvenes clarinetistas que ofrecieron un excelente recital.

El
20 de julio se presentó el "Flanders Quartet" de Bélgica (en la foto de abajo), un sólido ensamble que brilló desde la primera nota. Sin atriles y/o partituras, la música concurrió con mucha naturalidad, y el público aplaudió mucho a estos destacados instrumetistas. De primer nivel.
Otros músicos desfilaron, como el Webster Trio (con el clarinetista Michael Webster), Sapphire Trio (con Maxine Ramey en el clarinete), The Somoro Trio (Maureen Hurd), Eric Mandat (quien ofreció un estupendo recital con su propia música), y Kelly Johnson. En el concierto "Yamaha Evening Concert "vent d'Orient" se lucieron Naoko Kotaniguchi y Tatsuzo Akasaka.
Esa misma noche, Alessandro Carbonare ofreció un recital junto al pianista Andrea Dindo. Luego de su presentación, la orquesta "Strofinare" hizo su entradada,  y grandes solistas aparecieron al frente.
El primero de ellos fue el clarinetista francés Philippe Cuper, a quien pueden ver en la foto de la izquierda en plena presentación. Cuper interpretó una deliciosa obra que nunca había escuchado antes, titutada "Variations sur un Air du Pays d'Oc" de Louis Cahuzac, para clarinete solista y orquesta de cuerda. Cuper mostró su calidad como músico al frente de la orquesta, con una musicalidad muy natural y un hermoso sonido, que deja en evidencia porqué es considerado uno de los mejores clarinetistas hoy en día.
Y Cuper regresó al escenario luego de su presentación como solista, pero esta vez acompañado de otro colega. Se trataba nada menos que de Eddie Daniels, más conocido en el mundo de jazz que académico. Cuper y Daniels interpretaron "Il Convégno", obra de Amilcare Ponchielli para dos clarinetes solistas y orquesta. Aprovecho este momento para hacer un comentario casi obligatorio: no tengo nada en contra de esta obra, pero durante el festival la escuché ¡cuatro veces! Me pregunto, ¿No pudieron pensar en alguna otra pieza alternativa?
Después que Cuper se retirara completamente del escenario para tomar un merecido descanso, le tocó la posta a Eddie Daniels, quien retornó al frente de la orquesta para tocar a dúo con Larry Combs. La obra que interpretaron fue el "Concert piece N°2" de Felix Mendelssohn. Esta velada fue dirgida por Chikara Iwamura.
Ahora estamos en la mañana del 21 de julio, y están programados algunos recitales desde las 9:30am: Ricardo Alves (Portugal), el Quattuor Ventus (Estados Unidos), y Gregory Barret (Estados Unidos).
A las 11:30 se dejó escuchar el clarinetista italiano Luigi Magistrelli, a dúo con la clarinetista israelí Eva Wasserman-Mangolis y acompañados ambos por Naoko Endo en el piano. Interpretaron "Dos canciones" para dos clarinetes y piano de Mendelssohn, y un "Adagio & Rondo" de Bernard Crusell para la misma instrumentación. Ambos músicos presentaron además obras inividuales, y en todo momento se respiró música, ante un repertorio en sí interesante, y su afiatamiento como dúo fue estupendo.
A las 7:30 pm se abrió la noche con el "Concierto de Gala Selmer", en el cual aprecié a una estupenda clarinetista japonesa interpretar el "Tema y Variaciones" de Jean Francaix (acompañada en el piano por Kaori Naka). Su nombre es Yuko Hattan y ha sido ganadora de importantes premios en su país.
Después del dúo Carbonare - Mikai, Francia sale al frente en la figura del gran Michel Portal, quien para sorpresa de todos, tocó un arreglo suyo del "Andante Cantabile Op. 11" de Tchaikovsky. Desde el punto de vista académico, Portal interpretó esta obra con un vibrato tan excesivo, que su instrumento irradiaba una belleza inusual. Pero por encima de esto, su carácter musical se escuchó y sintió desde un comienzo.
La noche seguía su avance, y el programa anunciaba algunos nombres populares en el mundo del clarinete. La orquesta "Strofinare" subió al escenario con su director Chikara Iwamura. Fue tras de ellos  que hizo su aparición el clarinetista italiano Alessandro Carbonare, junto a su colega japonés Hidemi Mikai, para interpretar "Il convégno" de Ponchielli. Escuchar a ambos clarinetistas fue una delicia, un hermoso sonido por parte de los solistas que cautivaba a todo momento.
Un gran contraste se dejó escuchar cuando subió al escenario Louis Sclavis, con su clarinete bajo en la mano y la boquilla en la otra. Sclavis hechizó a la sala con un impresionante solo improvisado de 20 minutos. Simplemente impresionante. Sclavis es difícil de describir con palabras, y la música que fluye de este gran músico francés es muy peculiar, interesante y muy elaborada. Pero eso no fue todo lo que disfrutamos de Sclavis, ya que regresó al escenario acompañado de su colega Michel Portal, para interpretar algunas obras de este último, que fueron usadas como base para improvisar.
La noche musical acabó con ellos, pero la fiesta continúo - primero - en la sala de exhibición "Selmer", en donde Carbonare, Portal y Sclavis se sentaron a recibir a sus admiradores y firmar algunos discos. Después de este encuentro con estos músicos, los organizadores prepararon una gran recepción para todos los intérpretes. Un amena oportunidad para conversar y hacer nuevos amigos.
El día 22 de julio empezó a las 9:30am con dos recitales: Ching-chun Lin (Taiwán) junto al pianista Jen-Yi Wang; y Hákon Stodle (Noruega) junto a la pianista Tomolo Kaihoko. Ching-chun Lin interpretó la "Sonatina" de Joseph Horovitz, mientras que Hakon Stodle ofreció "Suite for clarinet and piano" de Ketil Vea.
A las 10:00 am se presentó el "Cuarteto Vintage" de Portugal, una agrupación muy prometedora conformada por estupendos músicos. Ellos son Iva Balbosa, Cándida Oliveira, José Eduardo Gómez, y Ricardo Alves. En la foto los pueden ver junto a su maestro, el clarinetista Antonio Saiote. El Cuarteto Vintage interpretó "Quarteto Quarantoli" de Paul Harvey, "Petit Quartuor" de Jean Francaix, y música popular portuguesa (Fado) en arreglo de Victor de Faria.
Varios nombres desfilaron durante el día, entre ellos Jeffery Olson, Joseph Eller y D. Ray McClellan (todos de Estados Unidos). Un concierto fue realizado por los " Estudiantes de Jacques Lancelot" de Japón, y se pudo ver aquí a Ayako Oshima (esposa de Charles Neidich), Shigeru Ikushima, Kasuko Ninomiya y Koichi Hamanaka.

Ya en la tarde, uno podía asistir al concierto RICO, auspiciado por la fábrica de cañas de ese mismo nombre. El primer clarinetista que apareció fue
Michel Arrignon, actual maestro principal del Conservatorio de París. Arrignon (en la foto de abajo), interpretó la "Sonata" de Camille Saint-Saëns, y la "Sonata" para dos clarinetes de Francis Poulenc. Esta última obra la interpretó junto a Kenji Matsumoto. Este concierto fue atendido a sala llena.
El recital llamado "Buffet Crampon 180th Aniversary Recital" se programó a las 6:00pm. Los clarinetistas que participaron fueron Andrew Simon (USA), William Chen (Taiwán), Harry Sparnaay (clarinete bajo, Holanda), Jan Guns (clarinete bajo, Bélgica), el dúo Shigeru Ikushima & Kenji Matsumoto (Japón) y Antonio Saiote (Portugal). Esta fuen una tarde a la cual lamentablemente no pude asistir...

A las 7:00pm estaba anunciado el "Fest Special Jazz Concert". En la primera parte se presentaron tres clarinetistas japoneses:
Eiji Kitamura,, Eiji Taniguchi, Eiji hanaoka y Masahiro Takikawa. Ellos fueron acompañados por Kiyoshi Takeshita (piano), Hiroki Yasukagawa ((bajo) y Masahiko Osaka (batería). A este grupo se les unieron dos invitados especiales, Eddie Daniels (quien interpretó su "concierto" para clarinete y ensamble de jazz) y Buddy DeFranco. Ambos entraron al escenario junto a la "Fest Special Jazz Orchestra 2005" de Japón. La noche se cerró con un masivo "jam session" en donde cada uno de los seis clarinetistas ofreció un solo en cada tema. Si no confundo el nombre, Eiji Taniguchi, un joven clarinetista japonés, ofreció los solos más inesperados e interesantes. En las fotos de abajo, pueden apreciar a Buddy DeFranco ( solo, a la izquierda) y una vista general de todos los músicos.
Los clarinetistas que además se presentaron fueron Frank Sidorfsky (tocando un basset horn), Stephan Siegenthaler (Suiza), Andrew Simon (USA), Stephen Fox (Canadá), Im-So Lee (Korea), y Antonio Saiote.

A las 11:00 am se ofreció una 'maratón' de coros de clarinetes. Se dejaron escuchar "Yokohama Ensemble", "The British Clarinet Ensemble", "Der Holz-Klarinettenkreis" y "Tokyo Clarinet Choir".

Para la noche estaba anunciada una velada muy interesante. La
"Japan Chamber Orchestra" iba a recibir a tres clarinetistas solistas, más una flautista y un fagotista. El primero de los solistas fue Masaharu Yamamoto, junto a la flautista Yumiko Sakuma. Ellos interpretaron el "Concertante" para flauta, clarinete y orquesta de Franz Danzi. Una bella versión en manos de dos grandes solistas.
El clarinetista Wenzel Fuchs y el fagotista Masayuki Okamoto ofrecieron una extraordinaria versión del "Duet-Concertino" de Richard Strauss. Fuchs fue sorprendente, y mostró una gran musicalidad, dominio escénico y sonoro. En especial me cautivaron sus notas agudas, que emitía con suma dulzura. Esta obra no es muy programada, especialmente en estos festivales. ¡Bravo para los los organizadores por ofrecer música alternativa!
Y la noche terminó con el profesor de la Juilliard School of Music como solista. Charles Neidich salió al frente para interpretar la versión original del "Concierto" de Aaron Copland, aquella que Benny Goodman dijera en un inicio que era muy difícil. La obra no está editada, pero recuerdo este pasaje en particular, casi al final de la cadencia.

Neidich mostró mucha soltura y un gran despliege técnico. Una interesante versión. Como extra, y ha pedido del púbico, Neidich interpretó el "Movimiento Perpetuo" de Paganini junto a la orquesta, que se tomó unos segundos para adaptarse al
tempo del solista. Debo decir que jamás he visto a ningún instrumentista de viento mover los dedos tán rápido.
El 24 de junio fue el últmo día del festival. Durante la mañana se presentaron el cuarteto "Una Voce", Ensamble Sonorité (Japón) y Ching Chun Li (Taiwán). Estuvo anunciando el dúo Picornell-Jagla de España, pero su concierto fue cancelado. España fue uno de los países que se extrañó durante el festival.
Un nuevo día en el festival. El 23 de julio empezó una vez más a las 9:30am, pero el primer concierto anunciado fue cancelado: se esperaba al primer clarinetistas Latinoamericano, Javier Vinasco (Colombia, residente en México), que debió presentarse con el guitarrista Tomás Barreiro. Este último no pudo asistir a festival y por este motivo el concierto del dúo se suspendió. Vinasco ofreció un programa alternativo, que incluyó la "Sequenza" de Luciano Berio. Un sólido instrumentista, Vinasco brilló en la mañana con su estupenda presentación.
Esa misma mañana, también se presentó el joven clarinetista mexicano Pedro Cervantes, que junto al pianista José Antonio Frausto presentaron "Zarabadeo" de Arturo Márquez. Ambos músicos se lucieron en su presentación. Pedro Cervantes ofreció además "Dios nunca muere", en un arreglo especial para clarinete solo realizado por él mismo, en donde se dejó oir su dominio en el lenguaje moderno. Bravo!
Por la tarde pasaron nombres como Seiki Shinohe, Akira Sakata, Yoshiaki Suzuki, Takeshi Nosaki (Japón). El clarinetista belga Stephan Vermeersch se presentó en el "Matinée Recital", y ofreció un interesante programa para clarinete y clarinete bajo solo.

Luego de Stephan Vermeersch le tocó el turno al
Trio Thelema, del cual soy miembro. Interpretamos cinco obras que incluían el clarinete y el clarinete contrabajo. La foto que ven abajo fue tomada por Javier Vinasco durante un ensayo.
Un concierto íntegro fue dedicado al clarinete y sonidos electrónicos. Aquí se presentaron el Trío MAMI (Japón, Francia), Brigid Burke (Australia), Jean-Guy Boisvert (Canadá), Roslyn Dunlop (clarinete y clarinete bajo, Australia) y el gran Harry Sparnaay, que como siempre, impresionó con su energía, musicalidad y carisma escénica.


La última velada fue anunciada como "Festival Finale Concert" y se pudo apreciar a muchos instrumentistas. El primero fue un Trio japonés conformado por
Hirotaka Ito, Keiji Matsumoto y Yoshinobu Kamei. Luego se presentó Ronald Van Spaendock (Bélgica) y Masaharu Yamamoto (Japón).
Por segunda vez hizo su aparición el maestro Guy Deplus, en esta oportunidad junto a un cuarteto de cuerdas. Este quinteto interpretó "Introducción, Tema y Variaciones" de Carl Maria von Weber. Una vez más quiero compartirles que Deplus tocó de una manera convincente, calmada y muy musical. Con sus 81 años, tiene muchas energías para seguir cautivando al público. Impecable.
Otros nombres que figuran son Koichi Hamanaka (clarinete solo, Japón), Tadayoshi Takeda (junto a Ronald Van Spaendonck interpretó "Konzertstücke N° 1 de Felix Mendelssonh) y Fabrizio Meloni (Italia).
También pisó el escenario por segunda vez Michel Arrignon, y debo confesar que no lo reconocí: su sonido era otro, muy diferente a aquel que aprecié en su recital. El maestro Arrignon (en la foto de abajo) interpretó "Apsaras" del compositor Jean-Michel Ferran. Una estupenda obra, y un estupendo solista.
Con este gran concierto el festival culminó. Mucha variedad, varios artistas de renombre, nuevos rostros en un ambiente muy tranquilo, enmarcado en la sobresaliente amabilidad que tienen los japoneses en su trato diario. Una inolvidable experiencia.
Un poco más sobre el Festival


Les comparto algo "detrás de escena..."

Como es costumbre, durante estos festivales se programan clases maestras. Tres de ellas fueron organizadas en este evento, con Michel Arrignon, Wenzel Fuchs y Charles Neidich como protagonistas.  Pude ingresar por unos momentos a la clase de Neidich (la sala estaba totalmente llena), y habló sobre las "Tres piezas de Fantasía" de Schumann.
En un momento, insistió que nos concentremos más en la música y no en lo impreso en el papel, por una gran razón: existen errores en las ediciones actuales. Neidich ha estudiado la partitura original, y dijo que algunos matices están demás o fuera de lugar, y que existen varias notas erróneas. Luego de la clase, le comenté-pregunté  que cómo es posible que aún se edite música con tantos errores, a lo que me respondió muy serio: "porque son unos idiotas, es por eso!"
Luego de leer el nombre de Javier Vinasco tantas veces en Internet, finalmente lo pude conocer en persona. Tuvimos un par de aventuras al tratar de pedir algo de comer (mucha gente en las tiendas no hablaba inglés, así que tuvimos que desarrollar un lenguaje muy corporal). Pedro Cervantes y su pianista José eran también mi única oportunidad de hablar un poco de castellano. Ellos se divertían enseñándoles palabras "mexicanas" a mis colegas belgas del trio Thelema, quienes hasta el día de hoy las repiten.

Fue muy agradable volver a ver a Wenzel Fuchs. La última oportunidad que tuve de verlo en persona fue en el 2003, a raíz de la entrevista que sostuviera con él. Si leen dicho texto, uno puede hacerse la idea de un personaje serio - siendo el clarinetista principal de la Filarmónica de Berlín no es difícil crearse ese prejuicio. Eso pensé yo, ya que en el 2003 él fue muy elegante, paciente y amable conmigo. En otras palabras, serio pero no aburrido. Esta vez lo vi usando un polo de "Micky Mouse" y me abrió lo brazos para saludarme, y no dejaba de hablar. Después de unos días le tuve que confesar que tenía esa impresión suya de un hombre muy serio, y con una cerveza en la mano, me dijo
"Yo?... no, NO! Me gusta divertirme, tomar cerveza, reirme, ver chicas.... pero no mucho en esta oportunidad, ¡mi esposa ha venido conmigo!.
La foto que ven a la izquierda la tomé en una segunda reunión-fiesta organizada por la ICA. Pueden ver a Fuchs (lado izquierdo) conversando con Harry Sparnaay (lado derecho), y la dama coqueta que sonríe en el fondo es  Sonia, la esposa de Harry. Por cierto, le mencioné a Harry Sparnaay que en su biografía publicada en Clariperu falta agregar  en su perfil una curiosidad suya, y me respondió sonriente: "uff, tengo muchas, demasiadas, y no se cuál decirte!
Durante la primera reunión que se ofreció durante el festival, que sucedió luego del concierto "Selmer", Louis Sclavis me decía lo contento que estaba de estar ahí. Cuando le consulté si tenía planes para el siguiente día, me informó: "Aquí, ninguno. He llegado hoy para tocar, y en dos horas más voy al aeropuerto. Tengo otro concierto en Francia mañana". Sclavis conversaba con sus fans y seguidores (que son muchos en Japón), y cuando finalmente decidió ir a comer algo, era demasiado tarde: la comida ya se había acabado.

En una tarde, pude ingresar al ensayo general de Eddie Daniels, junto a la "Big Band" japonesa, que tocaban bastante bien. La música empezó y Daniels le dice al director,
"no tan fuerte por favor". Deduzco que el director no le entendió, ya que el ensamble seguía tocando considerablemente más fuerte que el solista. Daniels volteó el rostro hacia los músicos y les dijo: "por favor, no tan fuerte". Los músicos se detuvieron, y él aprovechó para decirles: "yo quiero tocar así (y sopló el clarinete como siempre lo hace) y no así (esta vez sopló tan fuerte como podía). Vamos". Entre esos comentarios, Daniels le consultaba a su esposa si su micrófono estaba con suficiente volúmen. Ella así lo confirmó.
El ensamble empezó a tocar, y sonaba tan fuerte como antes, a lo que Daniels voltea medio enfurecido para gritar a todo pulmón ¡NO TAN FUEEEEERTE! Esta vez su pedido fue tomado al pie de la letra, inmediatamente. La noche misma del concierto, su micrófono no funcionó por los primeros 15 minutos... y casi no se le escuchó. En la foto de la derecha lo pueden ver en pleno ensayo.
Es también común en estos festivales que se preparen salas de exhibiciones, en donde todas las empresas/negocios relacionadas con el clarinete muestran sus productos y novedades. Un hecho que llamó mucho la atención, es que en dichas salas no figuraban las firmas Vandoren y Selmer. En la información de mano que uno poseía, no se leía ninguna de esta dos importantes compañías. Nunca me enteré de las razones, pero ambas empresas tuvieron que alquilar su propio espacio en un hotel que quedaba a pocos metros de la sala principal de conciertos.
Un artista que viajó a última hora (y por eso no figura en el programa oficial) fue Ricardo Morales. Ricardo se presentó en el mismo concierto que ofrecieran Carbonare, Sclavis y Portal. En el programa alternativo - que fue preparado especialmente para ese concierto - decía que al final, los cuatro clarinetistas iban a improvisar juntos. Pude ver en un momento que Sclavis le hacía señas a Carbonare, quien lo miraba tímidamente desde una puerta detrás de escena. La noche terminó sólo con Sclavis y Portal.
[1]
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Les recomiendo atender, por lo menos una vez, alguno de estos festivales. Son muy saludables. Si desean dejar sus impresiones sobre esta página, los invito a visitar esta entrada en el Blog de Clariperu. Hasta pronto.