ARTICULOS


  
· Introducción

La primera diferencia que podemos observar a simple vista entre ambas obras es su duración; el Concierto para Clarinete y Orquesta de Johann Stamitz se desarrolla en 3 movimientos. El primero de forma sonata tiene una duración de 8 minutos aproximadamente; el segundo movimiento de forma ternaria a-b-a' tiene una duración de 5 minutos; y el tercer movimiento de forma rondó dura 4 minutos, completando un total de 17 minutos de música. En su lugar, el primer movimiento del Concierto para Clarinete y Orquesta de Mozart, también en forma sonata, tiene una duración de 12,30 minutos, el segundo de forma ternaria a-b-a' dura 8 minutos y el tercer movimiento de forma rondó tiene una duración de 8,30 minutos, completando un total de 29 minutos de música. Esta información nos adelanta una gran diferencia en cuanto a desarrollo musical se refiere.  Es evidente que la obra de Stamitz es mas corta y de menor desarrollo que la de Mozart.

Por otro particular, la orquesta utilizada por Stamitz es una de cuerdas, cornos y clavicémbalo, por tal instrumentación podríamos decir que se trata de una orquesta barroca, mientras que en Mozart escuchamos una orquesta mas amplia, donde emplea maderas que refuerzan la melodía y  consta de 2 flautas, 2 fagotes, 2 cornos y cuerdas.

En conversación con músicos de orquesta, hemos podido constatar un desarrollo técnico muy virtuoso en la escritura de la cuerda del concierto de Mozart, mientras en Stamitz resulta un poco más sencilla de interpretar para los acompañantes del solista.

En cuanto a la dificultad técnica del solista, no cabe la menor duda del gran desarrollo musical y virtuoso que contiene el concierto de Mozart; su amplio dominio de los registros grave, medio y agudo, hacen de este concierto el mas completo trozo musical jamás escrito para dicho instrumento en su época, incluso las amplias melodías que lo conforman, complican la técnica de respiración del solista.  En Stamitz encontramos su mayor dificultad en la búsqueda de adornos adecuados a las melodías, y en un control cartesiano al momento de interpretar las progresiones del primer movimiento; pero salvo por estas dos dificultades técnicas, se trata de un concierto muy sencillo, capaz de ser abordado en los primeros años de estudio del clarinete.


















De acuerdo al punto de vista artístico, el concierto de Mozart necesita de un grado de interpretación más elevado que el concierto de Stamitz; las melodías del primero contienen una energía voluntariosa que no se dejan domar con facilidad; se trata de frases demasiado largas, carentes de puntos cercanos de reposo, que deben ser hiladas unas con otras, imbricando incluso el fraseo de ambas; es decir, la interpretación de un trozo musical tan desarrollado melódicamente, como el Kv.622, hace difícil definir un comienzo y un final para cada uno de esas melodías y debe en tal caso interpretarse como una sola frase que nunca culmina evolucionando continuamente a otras melodías. Esta dificultad interpretativa no la observamos en una pieza tan sencilla, y a la vez tan hermosa como lo es el Concierto para clarinete de Stamitz.












Stamitz compuesto en 1755 y Mozart en 1791, ambos despiertan el interés de cualquier músico por el estudio y análisis de estas dos hermosas obras del repertorio clarinetístico; en ellas se muestran reflejado claramente el desarrollo y evolución desde el punto de vista técnico, formal e interpretativo de la literatura clásica del clarinete.
__________________________________________________________________________________________
No existe clarinetista alguno que no haya estudiado el concierto de Johann Stamitz y el magnífico concierto de Mozart. Estas dos obras fueron bastantes contemporáneas para la época, en el sentido que exponían un instrumento bastante nuevo y moderno para los oídos de la época.

El siguiente artículo presenta una comparación de esta dos obras, y ha sido preparado por la clarinetista venezolana Valentina Palma, a quien le agradecemos profundamente por su colaboración con Clariperu.
Regresar
   Análisis comparativo de  los Conciertos para Clarinete y Orquesta de Stamitz y Mozart
Aaron Copland

Los violines exponen la melodía central del I movimiento entre los compases  1 y 5 (motivo central):






Luego repiten este mismo motivo variando la segunda parte de la frase, y en la anacruza del compás nueve realiza un consecuente que responde a este mismo motivo central.
EXPOSICION ORQUESTAL
Tonalidad
Compases
Evento
Tema I
del 1 al 13
Si bemol mayor y Fa mayor
Se trata de una sección modulante que finaliza con la afirmación de un centro tonal en Sib.

Tonalidad
Compases
Evento
Transición
del 13 al 18
Re bemol y Si bemol mayor - La bemol y Si bemol mayor
Esta sección nos conecta al tema I de la exposición del solista, allí escuchamos dos motivos nuevos
"a" (compases 18-19)






"b" (compases 23-24)







este último prepara la entrada del solista.


Tonalidad
Compases
Evento
Puente orquestal
del 18 al 25
Si bemol mayor
EXPOSICION DEL SOLISTA
Tonalidad
Compases
Evento
Tema I (solista)
del 26 al 34
Si bemol mayor

Con un antecedente de 4 compases, responde un consecuente en el compás 29 comenzando con la cabeza del tema central del movimiento, desarrollando de manera más lírica esta hermosa y sencilla melodía
Tonalidad
Compases
Evento
Transición
del 35 al 38
Fa mayor
Comenzando en la dominante (Fa mayor) realiza una cadencia estableciendo la misma tonalidad como centro armónico.
Tonalidad
Compases
Evento
Tema II (solista)
del 39 al 47
Fa mayor
De carácter mucho más dócil que el tema central, el solista expone por primera vez esta delicada frase (compás 39-44). Ver motivo de frase 2.

en la dominante del tono principal y lo extiende con una progresión muy virtuosa del solista que aparece en el compás 44-45 y termina en el compás 47.
DESARROLLO
Tonalidad
Compases
Evento
Episodio I (orquesta)
del 47 al 56
Fa mayor

Arraigado en la dominante, la orquesta desarrolla la frase central del movimiento (tema I) y lo culmina con el motivo "b"  (compases 23-25) empleado antes en la exposición orquestal para presentar al solista.
W. A Mozart
Johann Stamitz
Tonalidad
Compases
Evento
Episodio II (solista)
del 57 al 75
Fa mayor - Sol menor

Se trata de un episodio protagonizado por el solista, que comienza en la dominante, pero enseguida modula a Sol menor y en el compás 65 el clarinete hace una progresión en seisillos que dura 4 compases (ver progresión compás 65-66), que se enlaza con un puente en el compás 75.
Tonalidad
Compases
Evento
Episodio III (orquesta + solista)
del 75 al 85
Sol menor, Fa y Sib mayor
Este episodio modulante realiza un breve cambio armónico en tan solo 6 compases (75-80) y regresa a la tonalidad inicial donde nuevamente entra en escena el solista (compás 81), que finalmente recapitula en el compás 85 con el tema inicial.
ANALISIS DEL I MOVIMIENTO DEL CONCIERTO PARA CLARINETE Y ORQUESTA DE JOHANN STAMITZ
RECAPITULACION
Tonalidad
Compases
Evento
Tema I (solista)
del 85 al 97
Sib mayor
Recapitula textualmente el motivo principal del movimiento, pero hace una variación del mismo a manera de respuesta, mostrando un despliegue de notas y progresiones virtuosas en el instrumento solista; una vez terminada la línea llamativa del clarinete, el mismo responde con una melodía más placentera, enlazando ésta con el temaII variado.
Tonalidad
Compases
Evento
Tema II Variado
del 98 al 107
Sib mayor
El solista realiza el tema II, pero esta vez la interpreta de manera vigorosa con arpegios que cubren la melodía real, y la orquesta responde en el compás 103 con el motivo central del movimiento, terminando en una cadencia que permite al clarinete librarse por un momento de la partitura.
Tonalidad
Compases
Evento
reexposición orquestal (codeta)
del 107 al 114
Sib mayor
La orquesta recapitula textual el tema I y en seguida aborda al motivo "b" que en la exposición se utilizó para presentar al solista, como si quisiera comenzar otra vez este hermoso primer movimiento de forma sonata.
DESARROLLO
Tonalidad
Compases
Evento
Tema I
del 1 al 16
La mayor
PRINCIPIO DE DOBLE EXPOSICION
Los violines exponen la frase central del I movimiento (compases 1-4)
mientras el resto de la cuerda establece el ritmo acompañándolos con corcheas. Luego en el compás 8 la orquesta repite el mismo motivo, pero esta vez es doblado por las flautas y fagotes y los cornos realizan un acompañamiento especial que emula la primera frase, pero mantiene la rigidez rítmica del conjunto.
El motivo consecuente del compás (5-8) también lo repiten (compás 13) pero ésta vez es variado con semicorcheas en los violines y termina con un trino muy concluyente.
Tonalidad
Compases
Evento
Tansición
del 16 al 24
La mayor
En esta sección la orquesta expone nuevos motivos:  "a" (compás 16-17)
"b" (compás 20):
Estas células motívicas son las principales para generar y acompañar los nuevos episodios que escucharemos mas adelante, y por ser tan pequeñas no pueden considerarse como frases completas. Mientras esto sucede las violas acompañan con sincopas y el resto de los instrumentos mantienen sus corcheas rítmicas.
Tonalidad
Compases
Evento
Codetta
del 25 al 49
La mayor
La cuerda va reduciendo el tema principal hasta el primer tiempo del compás 31. Los II violines introducen una nueva progresión de escalas en el compás 31, que se alternarán con las violas y culminará posteriormente en la línea de los cellos.  Paralelo a esto, los I violines junto con las flautas y fagotes, repiten las primeras cuatro notas del motivo central, provocando una sensación de aumentación por el solo hecho de estar reforzadas en octavas por los instrumentos de vientos. En el compás 39 aparece un nuevo motivo "c" :
Que más adelante los violines explotarán para darle brillo a otras secciones.
Tonalidad
Compases
Evento
Puente
del 49 al 56
La mayor
Este puente sirve de presentación para la entrada del solista, como el más apropiado comienzo de este hermoso argumento musical interpretado por el clarinete.
EXPOSICION DEL SOLISTA
Tonalidad
Compases
Evento
Tema I (solista)
del 57 al 75
La mayor
El solista entra en escena interpretando el tema central expuesto por la orquesta por pirmera vez, acompañado por una línea melódica de los violines I casi textual a este hermoso tema (3ra. y 8va. por debajo del tono real) mientras el resto de las cuerdas acompañan con el ritmo estable de corcheas.  El motivo consecuente, es exclusivo del solista (compases 61-64) encargado de reposar el tema principal con un final mas definido que el de la exposición orquestal.
Luego desarrolla brevemente su primera intervención brillante y virtuosa, haciendo alusión al tema principal y la orquesta finaliza enlazando esta sección con la siguiente.  Incluso los últimos compases (76-77) parecen el comienzo de la transición que viene.
Tonalidad
Compases
Evento
Transición
del 75 al 100
La menor - Mib mayor
Do - La mayor
Si - Mi mayor
Esta sección comienza con un cambio armónico, manteniendo un centro tonal en a (lo varía a su modo menor) y desarrolla un puente modulante que finaliza en la dominante de la tónica principal.  Dando una sonoridad bastante melancólica, que es aligerada por la intervención dinámica del solista, el cual ejecuta progresiones de arpegios (compás 82), luego el clarinete canta mientras los violines acompañan  a esta hermosa melodía en su relativa mayor (Do mayor), y así finaliza esta sección que nos lleva al Tema II.
Tonalidad
Compases
Evento
Tema II (solista)
del 100 al 127
Mi mayor
Expone un antecedente de 4 compases:
Que repite en los siguientes 4 compases pero variados y responde un consecuente que utiliza el motivo "b" de la exposición orquestal (compás 20).
Luego amplía un poco más el Tema II hasta llegar a la cadencia del solista que posterior a su improvisación resuelve en la dominante de la tonalidad principal (La mayor).
Tonalidad
Compases
Evento
Coda (solista)
del 128 al 154
Mi  y La mayor
La orquesta comienza nuevamente el Tema I y el solista responde a manera de imitación con el mismo, pero esta vez lo concluye con un despliegue de virtuosismo que comienza con un bajo Alberti y culmina con una serie de progresiones de arpegios que desenlazan una tensión armónica a través del clímax que define la tonalidad principal de La mayor.
Paralelo a esto los violines acompañan al solista con el motivo "c" expuesto en el compás 39.
DESARROLLO
Tonalidad
Compases
Evento
Puente (orquesta)
del 154 al 171
Dominante de La mayor
Construido sobre la dominante de La mayor los motivos “a” y “b” salen a relucir nuevamente en esta sección introductoria al desarrollo de este primer. movimiento. Inmediatamente la orquesta repite los mismos 8 compases (49-56) con los que presentó al solista en la exposición, pero esta vez sobre la dominante del tono original.
Tonalidad
Compases
Evento
Episodio I (solista)
del 172 al 194
Mi mayor
Trozo musical similar al tema I, por poseer ritmos e intervalos iguales, pero que al mismo tiempo se confunde con la segunda parte del tema II (103-104), es decir, se mantiene un dialogo bien estructurado entre el tema I y el tema II, que luego concluye con una serie de escalas y progresiones que van acumulando tensión, hasta que es liberada por las sincopas del solista.
Tonalidad
Compases
Evento
Puente
del 194 al 200
Fa sostenido menor - Re mayor
Do - La menor
Se trata de un puente modulante de la armonía y el carácter, que nos conduce a un segundo episodio más alegre que el anterior.
Tonalidad
Compases
Evento
Episodio II (solista)
del 200 al 227
La menor - Mi mayor
Fa sostenido menor
Se trata de una melodía antes empleada en la transición entre el tema I y II de la  exposición del solista (compases 85-94), de carácter modulante, esta hermosa canción se presenta esta vez en tonalidades distintas a la expuesta anteriormente, pero sin embargo se propone nuevamente ir a la tónica central del movimiento (La mayor). Luego en el compás 210 trata de liberar tensión con la misma técnica que utilizó en la sección anterior (a través de progresiones y sincopas), culminando decididamente con los mismos motivos de los compases (195-199) con los cuales anteriormente no se permitió terminar tan firmemente como ahora en el compás 227.
Tonalidad
Compases
Evento
Episodio III (orquesta)
del 227 al 248
Fa sostenido- Mi mayor
Dominante de La - La mayor
La orquesta entra con un tutti muy firme que contiene progresiones ya empleadas anteriormente (motivo "a" y "b") que en ocasiones son aumentados con figurajes de corcheas y reforzados en otros momentos por su figura original de semicorcheas.
RECAPITULACION
Tonalidad
Compases
Evento
Tema I (solista)
del 248 al 270
La mayor
Con una escala ascendente de Mi mayor que termina en una nota larga durante dos compases, recapitula al tema I.  Esta vez varía algunos finales agregando adornos a esta hermosa melodía. Los violines responden a este tema central, con el motivo que inicia la codeta de la exposición orquestal (motivo "c"), luego el solista utiliza textualmente la misma ampliación del tema I que realizó en la exposición.
Tonalidad
Compases
Evento
Transición al tema II
del 248 al 270
La menor - mayor (dominante)
De igual naturaleza modulante que en la exposición, se encuentra en un constante vacilar entre el modo mayor y menor que finalmente resuelve a la dominante de La.
Esta vez la reduce de 26 compases que tenía a solo 20 compases. Evitando las progresiones que el solista hizo anteriormente y considerando exclusivamente la melodía modulante. Por ultimo repite las progresiones en el registro grave del clarinete y culmina sobre el V grado de La.
Tonalidad
Compases
Evento
Tema II (solista)
del 288 al 315
Dominante de La - La Mayor
Esta vez lo realiza una cuarta por encima de la versión expuesta en el compás 100 y en el compás 294 responde una octava por debajo y sobre la tonalidad de La mayor.
Al igual que la vez anterior, concluye con la cadencia del solista, pero una quinta por debajo de los tonos empleados anteriormente en dicha cadencia.
Culmina con el final de la cadencia sobre la dominante de La mayor.
Tonalidad
Compases
Evento
Coda Final
del 315 al 359
La Mayor
A diferencia de la vez anterior, el clarinete interpreta primero el tema I y la cuerda responde a manera de imitación (invirtiendo los roles asumidos la vez pasada) ejecutando por ultima vez esta hermosa melodía, luego los violines vuelven a tocar el motivo alegre (motivo “c”) luciéndose por ultima vez con esta célula rítmica de ágiles trinos, reflejando el brillo que los representó durante todo el movimiento, y el solista se despide con amplios arpegios que explotan todos los registros posibles en este hermoso y versátil instrumento solista.

La orquesta finaliza con la sensación de volver a comenzar esta bella obra, imitando un poco la transición que realizó antes del desarrollo pero esta vez concluyendo sobre la tónica de La mayor.
ANALISIS DEL I MOVIMIENTO DEL CONCIERTO PARA CLARINETE Y ORQUESTA Kv 622 DE WOLFGANG AMADEUS MOZART
      
  • Introducción
  • Análisis del I Movimiento del Concierto para Clarinete y Orquesta de Johann Stamitz
  • Análisis del I Movimiento del Concierto para Clarinete y Orquesta Kv. 622 de W. A. Mozart
  • Comente este artículo en nuestro Blog